JAPÓN ENDURECE LAS PENAS POR EL USO DEL CELULAR EN EL AUTO



Febrero 2020 – Tokio, Japón


En diciembre de 2019 entraron en vigencia unas penas más severas para las personas que utilizan el teléfono durante la conducción en Japón. Este cambio llega tras una revisión de la Ley del Tránsito Vial que se realizó en junio. Los conductores pueden enfrentarse ahora a penas de cárcel de hasta seis meses por hablar o mirar a un dispositivo como un teléfono inteligente durante el manejo del automóvil. La multa de mayor cuantía por esta conducta también aumentó de 50.000 a 100.000 yenes (unos 920 dólares estadounidenses). Las sanciones para infracciones relativamente menores, donde no se aplican castigos penales si se paga la multa, también aumentaron. El valor de la multa se ha triplicado en el caso de los vehículos de tamaño estándar, llegando hasta los 18.000 yenes (166 dólares). Asimismo, ahora serán tres y no uno los puntos que se aplicarán a los conductores que cometan este tipo de infracciones (las autoridades pueden retirar la licencia de conducir a un infractor cuando ha acumulado cierta cantidad de puntos). Los conductores que provoquen un accidente al estar distraídos serán sometidos a penas más duras como la suspensión inmediata del permiso de conducir durante un período de tiempo específico. Esto incluye a aquellos que se distraigan al utilizar los sistemas de navegación de sus vehículos. La reforma de la Ley del Tránsito vino precedida de un reciente aumento en el número de accidentes. En 2018 la Agencia Nacional de la Policía registró 2.790 accidentes provocados por conductores de vehículos de cuatro o dos ruedas que estaban distraídos, lo que supone casi 1,4 veces más respecto a los 2.038 accidentes de 2013. El número de víctimas mortales en este tipo de accidentes también ha aumentado de forma anual, alcanzando las 42 en 2018.


© 2020 JAPÓN HOY - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS