JAPÓN FLEXIBILIZARÍA LAS MEDIDAS DE CONTROL FRONTERIZO EN MARZO



Las medidas de control fronterizo relacionadas con el coronavirus para extranjeros no residentes pueden relajarse en marzo, comenzando con empresarios y estudiantes, según fuentes gubernamentales.

La normativa actual prohíbe en principio la entrada de extranjeros no residentes, con el objetivo de evitar la propagación de la variante omicrón.


El gobierno ha estado discutiendo si extender estos controles, que están programados para permanecer vigentes hasta fines de este mes.

La comunidad empresarial y los partidos gobernantes han pedido que se relajen las reglas, y es probable que el gobierno haya llegado a la conclusión de que la necesidad de medidas estrictas de control fronterizo ha disminuido debido a que la variante omicron se está volviendo dominante entre los casos de infección doméstica.


El límite superior de entradas a Japón es de unas 3.500 por día, pero el gobierno planea aumentar gradualmente este número a unas 5.000, dijeron las fuentes.

Se espera que el gobierno anuncie su cambio de política después de examinar la situación actual de infección.


Antes del 30 de noviembre, cuando se promulgaron las medidas actuales, el gobierno permitía el ingreso al país de empresarios, estudiantes y pasantes técnicos extranjeros bajo ciertas condiciones.

Permitir que dicho personal ingrese a Japón se considera parte del cambio de política.


El gobierno también está considerando acortar el período de autoaislamiento de siete días a tres o cinco días para las personas que regresan o ingresan a Japón si han recibido una vacuna de refuerzo contra el COVID-19, dijeron las fuentes.


Actualmente, solo los extranjeros no residentes que se encuentran en una categoría de "circunstancias especiales" pueden ingresar al país.


www.japon-hoy.com.ar