PREOCUPACIÓN POR LOS ANCIANOS AL VOLANTE EN JAPÓN



El fallecimiento de una mujer causada por un automovilista de 97 años en la prefectura de Fukushima el pasado 19 de noviembre ha vuelto a colocar en la agenda de Japón los accidentes provocados por conductores de avanzada edad.


Los cuestionamientos se focalizan en la prueba sobre capacidad congnitiva que un anciano debe superar cuando renueva su licencia de conducir.

Actualmente, una persona de 75 años o más debe someterse a un examen para evaluar su memoria y capacidad de juicio antes de renovar sus permisos cada tres años.

Precisamente esta cantidad de años entre un examen y otro, debería reducirse a un año, según los especialistas del área.


El anciano que causó el último accidente en Fukushima había pasado una evaluación cognitiva cuando renovó su licencia. El hombre de 97 años atropelló a la víctima mortal en una acera, derribó árboles y chocó contra tres vehículos que esperaban en un semáforo en rojo.

Cuatro personas que estaban en los coches con los cuales colisionó resultaron heridas.

El hombre fue arrestado por conducción negligente causante de muerte. La policía no ha encontrado indicios de que el anciano hubiera intentado frenar.


En 2021, los conductores de 75 años o más estuvieron involucrados en más de 340 accidentes automovilísticos fatales, alrededor del 15 % del total en Japón, un máximo histórico.


www.japon-hoy.com.ar